Así no Signore Agnelli

La semana pasada leí con cierto desagrado la noticia de que la próxima temporada Alessandro Del Piero no seguiría en la Juventus de Turín, a pesar de que le queda un año de contrato. Lo peor vendría después al descubrir como se había producido la noticia. ¡Se había dado en una junta de accionista del club!

Yo soy de los que piensa que el fútbol de élite está pensado como un negocio. Un gran pastel del que muchos quieren su parte. Pero pensaba que todavía quedaba algún resquicio para el romanticismo. Pensaba que todavía se cuidaban las formas y aún más a los protagonistas principales de este “negocio”, los futbolistas.

En Italia hay casos en los que unos pocos jugadores han trascendido a sus propios clubes. Entidades enormes como el Milán, la Juventus o la Roma han visto como los nombres de Paolo Maldini, Alessandro Del Piero y Francesco Totti se han convertido en la Bandiera. Ellos son el club. Representan la esencia y los valores de sus equipos por sí mismos.

En el caso del primero de ellos tuvo una despedida como la que se merecía. Una despedida grandiosa en la que los tifosi pudieron despedirse del Gran Capitano. Espero que en el caso de Francesco Totti, los nuevos propietarios tengan un especial cuidado con “el Emperador”. Creo que será así porque ya se han dado cuenta de que la Roma y Totti son especiales.

Volviendo a la Juventus, el Señor Andrea Agnelli se ha equivocado. El actual presidente de la entidad turinesa ha actuado con el equipo de fútbol como si fuese una más de sus empresas. No se ha dado cuenta de que en el deporte en general, y en el fútbol en particular existen muchos aspectos que afectan al desarrollo de una temporada y de un equipo.

Me parece que tal vez ha pecado de juventud. A sus 35 años ha intentado revolucionar la forma de hacer las cosas en una entidad centenaria. Proviene de una gran familia,  dueña de la Fiat y varios de sus familiares también han sido presidentes (si Giovanni Agnelli levantase la cabeza…). No voy a poner en duda su gran currículum académico y empresarial, o que sea un genio para los negocios, pero insisto, en el mundo del fútbol las cosas son diferentes. Una generación entera de hinchas bianconeros no han visto a su equipo sin la presencia del 10. Incluso en los peores momentos del “Moggigate” y del descenso, él se mantuvo fiel.


El propio Del Piero ya ha anunciado que hará todo lo posible por cumplir su contrato con la Vecchia Signora. Particularmente me gustaría que así fuese y que pueda acabar su carrera como se merece.  Si esto no ocurre, tal vez podría volver al club de su tierra. Si el Pádova asciende a la Serie A, ¿por qué no contar en sus filas  con el gran Alessandro? Soñar es libre.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...